N24

El enigmático hormona que potencia la acción de la insulina

Foto: Shutterstock

El hormona GDF15, conocido por inhibir el apetito en animales y aumentar hasta cien veces en mujeres embarazadas, ahora también mejora la acción de la insulina en ratones y ratas, según un estudio reciente de la Universidad de Copenhague. Aunque el papel de GDF15 en el cuerpo sigue siendo un misterio, podría tener un potencial […]

El hormona GDF15, conocido por inhibir el apetito en animales y aumentar hasta cien veces en mujeres embarazadas, ahora también mejora la acción de la insulina en ratones y ratas, según un estudio reciente de la Universidad de Copenhague. Aunque el papel de GDF15 en el cuerpo sigue siendo un misterio, podría tener un potencial beneficioso para las personas con sobrepeso y diabéticos en el futuro.

Actualmente, más de 500 millones de personas en todo el mundo padecen diabetes y 2.600 millones tienen sobrepeso. Una característica común entre ellos es que la insulina no actúa tan eficazmente como en personas sanas y de peso normal. Por ello, durante años, los investigadores han buscado entender qué afecta la acción de la insulina en el cuerpo para desarrollar nuevos medicamentos y tratamientos.

En este estudio, los científicos del Instituto de Deporte y Nutrición de la Universidad de Copenhague investigaron cómo el hormona de estrés GDF15 afecta la sensibilidad a la insulina en ratones y ratas. Descubrieron que GDF15 mejora la acción de la insulina en estos animales, permitiéndoles regular mejor su nivel de azúcar en sangre y absorber energía en los músculos. Estos hallazgos, publicados en la prestigiosa revista Cell Metabolism, amplían nuestro conocimiento general sobre la insulina.

“Una mayor sensibilidad a la insulina es un signo importante de salud y es esencial para prevenir enfermedades como la diabetes tipo 2, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares. Es prometedor que hayamos identificado un efecto beneficioso de GDF15 en ratones y ratas”, explica el profesor Erik Richter, autor principal del estudio.

Estudios anteriores mostraron que GDF15 reducía el peso en ratones y ratas con sobrepeso debido a su efecto inhibidor del apetito. En este estudio, los investigadores querían ver si los animales delgados experimentaban otros beneficios al recibir GDF15, incluso si no perdían peso. Descubrieron que una dosis baja de GDF15 administrada cada dos días mejoraba la acción de la insulina.

“Se necesitan dosis altas de GDF15 para inhibir el apetito, por lo que nuestros ratones y ratas delgados no perdieron peso con las dosis bajas que les dimos. Sin embargo, su sensibilidad a la insulina mejoró, especialmente en el hígado y el tejido adiposo, no en los músculos como inicialmente pensábamos”, comenta Erik Richter.

Aunque GDF15 tiene efectos prometedores en animales, aún no se ha investigado si también mejora la sensibilidad a la insulina en humanos. Es importante destacar que el hormona tiene muchas funciones en el cuerpo, y su papel exacto en diversas condiciones sigue siendo un área activa de investigación.

Otros también leen